MANTENIMIENTO DE SU RELOJ

Los relojes de Girard-Perregaux se han diseñado para acompañar a varias generaciones. Para garantizar la longevidad de su herencia y mantener el reloj en perfecto funcionamiento, le recomendamos que lo envíe de forma regular, en períodos de tres a cinco años, a un centro de servicio autorizado, los únicos que pueden ofrecerle ese servicio. Nuestras principales recomendaciones son las siguientes:

 

RELOJES MECÁNICOS (CUERDA MANUAL O AUTOMÁTICA)

Los relojes mecánicos deben ser revisados cada cinco años, o cada tres años en el caso de los modelos no herméticos.
Los relojes de cuarzo deben confiarse cada dos o tres años a un agente autorizado para un cambio de pila.

 

MODELOS HERMÉTICOS

Le recomendamos pasar una prueba de hermeticidad anual.

 

SERVICIO DE MANTENIMIENTO AUTORIZADO

El centro de servicio autorizado que haya realizado la revisión garantiza los servicios de mantenimiento de Girard-Perregaux durante un año.
Cualquier intervención llevada a cabo por un agente no autorizado anula la garantía.

 

CUERDA MANUAL

Después de cada servicio de mantenimiento, el reloj debe remontarse manualmente antes de volver a utilizarse.



CONSEJOS SOBRE EL CUIDADO DE SU RELOJ

El mantenimiento de un reloj es, en cierto modo, similar al de un vehículo. Un movimiento mecánico de cuerda automática sencillo puede incluir entre 150 y 350 piezas, y estos componentes requieren una atención periódica. Para preservar las características del reloj durante el mayor tiempo posible, le recomendamos tomar las siguientes precauciones:

  • Leer con detenimiento el manual del usuario y seguir las instrucciones de mantenimiento.

  • Comprobar la hermeticidad del reloj en una relojería autorizada una vez al año, cada vez que se abra la caja o si el reloj sufre algún golpe importante.

  • Si el movimiento es de cuerda manual, darle cuerda una vez al día, preferiblemente por la mañana.

  • Asegurarse de que la pulsera se ajuste correctamente al tamaño de la muñeca en el momento de la compra.

  • Evitar la exposición de las correas de piel de cocodrilo al agua o la luz solar directa.

  • Evitar la exposición del reloj a cambios bruscos de temperatura.

  • Evitar la exposición de los relojes mecánicos a campos magnéticos, ya que podrían alterar su ajuste.

  • No utilizar los controles de función, los pulsadores ni la corona debajo del agua y esperar a que el reloj esté completamente seco.

  • Aclarar el reloj con agua limpia tras su uso en agua salada o en una piscina.